Con el sextante en el velero


Viaje en Velero entre las ISLAS GRIEGAS y SICILIA: de Lefkada a Milazzo





Mapa de nuestro viaje en velero de Lefkada a Milazzo

de Lefkada a Milazzo, agosto 2011

Temprano, muy temprano desamarramos el Turquesa de la marina de Lefkada. De madrugada han llegado Inés y Javi de un largo viaje desde NYC. Apenas les he dejado dormir porque el parte para estos días está un poco complicado, y se ha abierto una ventanita de unas 30 horas que quiero aprovechar para llegar al sur de Italia. Tenemos que zarpar temprano, hacia las cinco y media de la mañana. De hecho, habría salido antes, pero el canal está tan oscuro que he preferido esperar a que rompa el día para salir con algo de luz. Ayer, también ha llegado Bea desde Barcelona y con maestría toma algunas fotos de este momento en el que cruzando el canal de Lefkada nos hacemos a la mar.

Navegando el canal de la isla griega de Lefkada al amanecer
Navegando el canal de la isla griega de Lefkada al amanecer
Navegando el canal de la isla griega de Lefkada al amanecer
Navegando el canal de la isla griega de Lefkada al amanecer
Navegando el canal de la isla griega de Lefkada al amanecer

Ya de madrugada, con las luces de Calabria al fondo, el mar se ha revuelto un poco rizado por el viento que refresca. Entrada a Crotone sin problemas, bien pegados a las rocas de estribor para evitar arar el fondo de arena con la orza como nos ocurrió hace un par de años al salir de este puerto. El día ha pasado con tranquilidad. Unas horas de sueño para reponerse de la noche, un paseo por la ciudad, callejeo por el casco antiguo adosado al castillo de Carlos V, la tripu a la playa por la tarde, y el patrón vaciando casi dos litros de aceite de la sentina del motor. El tapón de goma de la varilla de vaciado del cárter se ha partido, ¿cómo?, es un misterio, pero con la presión de la bomba el aceite ha ido saliendo hasta llenar la sentina de un caldo espeso y viscoso difícil de limpiar. Hemos intentando encontrar un tapón aquí en Crotone, pero es misión imposible. Conclusión; con cinta americana le he hecho una camisa con la que espero que aguante hasta que lleguemos a Sicilia. La tarde se ha animado con la visita a bordo del Jefe de cubierta de un megayate, propiedad de un magnate ruso, que está amarrado unos metros más allá. Es español y nos dice que lleva más de dos meses sin hablar en castellano. Le invitamos a una cerveza en la bañera y al pasar el capitán del barco, un bretón de treinta y pocos años, le invitamos a subir también a él. Animados, nos cuentan la vida cotidiana a bordo de uno de estos megayates de lujo, las excentricidades de un armador millonario, las fiestas desbocadas, la dificultad de la convivencia de una tripulación formada por 9 personas de 7 nacionalidades distintas. Lamentamos que no nos devuelvan la invitación para curiosear la entrañas de estos inmensos barcos ejemplo de una obsesiva, y en ese mundo quizás necesaria, fijación por la ostentación. Hemos cenado pizzas deliciosas en la terraza de la casa natal del famoso Rino Gaetano, en donde ya habíamos cenado también a la ida. Excelente. La tripu se va de paseo y el patrón a domir. Hasta mañana.

Rumbo a Rocella Ionica

De nuevo hago madrugar a la tripu. Tenemos otras ochenta millas hasta Rocella Ionica y con la barra de arena que bloquea parte de la bocana es fundamental entrar al puerto con luz. Hermosa navegación a vela, con viento por la amura de estribor que nos deja descuartelar alegres a lo largo de la costa calabresa. Llegando a Rocella el viento baja y las últimas millas las hacemos a motor. La entrada, como era previsible, con subidón de adrenalina. He seguido las indicaciones del derrotero de Rod Heikell y hemos entrado, pero en algún momento con 10 centímetros de agua debajo de la orza. El derrotero ya tiene cinco o seis años y la barra debe moverse con los temporales del invierno. De hecho, hemos visto a otros barcos recortar para entrar por donde el derrotero marca muy poquita agua. Si alguien va a entrar en Rocella Ionica, que intente averiguar como está la barra en esa temporada y mi consejo es solo entrar con el mar en calma. Con un poquito de ola, y más de 2 metros de calado, las posibilidades de tocar en el fondo son muchas.

El puerto calabrés de Rocella Ionica
Tripulante en Rocella Ionica

En Rocella nos encontramos con dos agradables sorpresas: primera, como la marina está medio abandonada no tenemos que pagar por el amarre, sin luz, pero con agua; la segunda, el servicio municipal de préstamo de bicis, también gratuito. Cogemos unas bicis y pedaleando alegres, silbando la melodía de verano azul, recorremos los dos kilómetros escasos que separan la marina del pueblo. Cena agradable en una terracilla sobre el mar, con tacos de atún rojo a la parrilla y espaguetis “alle vongole”. Todo muy bueno. La tripu vuele a darse un paseo por el pueblo, mientras el patrón regresa a descansar. Bien.

Rumbo a Taormina

Salimos con cuidado del puerto de Rocella, lo que no impide experimentar un nuevo subidón de adrenalina al ver 0 metros de agua en la sonda. Uff... ya fuera enfilamos hacia el cabo Spartivento. El viento ha caído y toca darle otra vez al motor. El tapón provisional está resistiendo bien, pero no me fío del todo y lo vigilo regularmente. Otras 80 millas en dirección a Sicilia. El fondeadero de Taormina es el lugar elegido para pasar la noche. Casi obligado porque en todo el tramo de costa entre Messina y Catania apenas hay fondeaderos en los que dormir tranquilos.

Tripulantes nadan en Taormina
Tripulante nada en Taormina

Buenos baños una vez que el ancla toca fondo y cena a base de pasta en la bañera del Turquesa.

Taormina
Tripulante en Taormina
Patrón en Taormina
Tripulante en Taormina

Noche muy agradable.

Temprano salimos hacia la marina de Riposto. Ocho millas escasas que navegamos a motor mientras observamos el humo salir del cráter del Etna, entre esporádicas erupciones.

Marina di Riposto en Sicilia

Excursión a Taormina

El plan es alquilar un coche para que la tripu pueda conocer Taormina. He intentado también aquí localizar un tapón pero sigue siendo imposible. Afortunadamente, un mecánico local con un tubo, una tuerca y una abrazadera ha montado un tapón provisional que asegura es mucho mejor que cualquiera de los que vende Volvo. Es un tipo agradable que anduvo embarcado y chapurrea el español. No nos quiere cobrar el tapón de respeto y solo nos pide que tengamos buenos recuerdos de Sicilia. Para la buena gente como él, están asegurados.

Hace demasiado calor todavía para ponerse el uniforme de turista en Taormina. Paramos en una de las playas que se extienden entre ésta última y Riposto. A la sombra de un chamizo tomamos unos refrescos, un par de tajadas de sandía, y las chicas se dan un baño en un mar que hoy ha empezado a rizarse. A media tarde seguimos hacia Taormina. Hermosa y súper visitada.

Tripulantes
Tripulante ante Isola Bella en Taormina
Tripulantes en Taormina
Vista de Taormina

Que trabajo cuesta llegar a estos lugares masificados después de andar perdidos por los tranquilos pueblos del sur de Italia, o sobre todo por las maravillosas islas griegas. Pero la ciudad es tan bonita que puede con todo. Es más, si te alejas de la gran calle principal en la que todo el mundo se concentra, es posible deambular por calles tranquilas. Así lo he hecho mientras la tripu visitaba el teatro. No he querido alterar mis recuerdos sobre este lugar, estos días que con la preocupación por la salud de mi abuelo, no ando demasiado alegre. Me encuentro un portalón abierto que da a un seto bien cuidado, tras el cual se abre un hermoso jardín. El portal está abierto así que me decido a entrar. Se trata de un gran caserón de principios del siglo XX convertido en Centro de Cultura Italiana para extranjeros. A esta hora el jardín está vacío y escondido del bullicio de las calles de Taormina se me antoja un pequeño paraiso. Me siento a la sombra de un pino y simplemente respiro. Al fondo aparecen unos jóvenes de aspecto anglosajón. Le pregunto a la chica que parece la profesora si me puedo quedar en el jardin, y un poco sorprendida, me contesta que bueno. Pues bueno, aquí me quedo otra media hora.

Plaza en Taormina
Calle en Taormina

La tripu regresa encantada del teatro y seguimos paseando por la ciudad. Bea pierde el sentido del tiempo curioseando entre las tiendas. Inés la acompaña y Javi y yo nos sentamos en un banco, resignados, a esperar. Y así va pasando la tarde... Cenamos pizza en una terraza desde la cual, al fondo, se ve ese mar del que venimos y al que en un par de horas regresamos. Cansados pero contentos, llegamos a medianoche a la marina de Riposto (la marina más cara que he pagado nunca, 116 euros por una noche!!!!).

Rumbo a Mesina

Otra vez, muy temprano, estamos en el mar. No he podido ver un buen parte para mañana, solo la información del guardia de la marina que daba norte 4 a 5 alrededor de Messina. Conociendo ya los caprichos del viento en el estrecho, decido madrugar para poder subir, al menos un par de horas, tranquilos, sin demasiado ventarrón a la proa. Navegamos tranquilos, el viento no llega a subir y el único susto viene del maldito tapón que se ha vuelto a romper y a llenar la sentina de aceite. Relleno y utilizo el tapón de respeto del mecánico de Riposto, que funciona a la perfección. Lástima no haberlo cambiado ayer directamente. Me hubiera ahorrado otra limpieza de dos litros de aceite del fondo de la sentina. Llegamos a la marina de Milazzo temprano y sin otra novedad.

Puerto de Mesina en la isla de Sicilia

Localizo el agente de Volvo y confirmo por teléfono que tienen el tapón. Como la tripu ha decidido ir a pasar el día a la playa, y es allí donde se encuentra el servicio de Volvo, es Javi quien se encarga de recoger el famoso tapón. Yo me aplico otra vez a la limpieza de la sentina y aprovecho para cambiar todo el aceite y los filtros. A media tarde la tripulación regresa al barco y yo me voy a la estación a esperar a Gerardo que llega en tren desde Catania.

Finalmente he decido regresar a casa y pasar un par de semanas con mi abuelo. Gerardo, que se ha ofrecido a sustituirme, se hará cargo del Turquesa desde Milazzo y tenemos un par de días para que se vaya haciendo con el barco. En realidad, con su experiencia, un par de horas hubieran sido suficientes, pero mejor así. Su llegada, con su acusado sentido del humor, levanta el ánimo de la tripulación, que empieza a resentirse a estas alturas del duro régimen de navegación al que la he sometido desde que salimos de Lefkada: más de 400 millas en cuatro días.

Tripulantes

Ya todos juntos, buscamos un restaurante próximo al puerto donde cenar. Todo correcto.

Rumbo a Milazzo

Sin prisas salimos hacia Milazzo. Cruzamos el estrecho con poquito viento y una vez doblado el extremo de “Caribdis” ponemos rumbo oeste mientras las chicas toman el sol en cubierta.

Tripulante en cubierta rumbo en el estrecho de Mesina
Tripulante en cubierta rumbo en el estrecho de Mesina

La agenda del día nos permite hacer un fondeo rápido entre Milazzo y el estrecho para darnos unos baños y mostrarle a Gerardo el funcionamiento del fondeo. Sin problemas, seguimos para Milazzo.

Tripulantes en Milazzo

A media tarde empiezan las desdedidas: Javi e Inés tienen que coger el tren a Palermo para enganchar con su vuelo nocturno a Coruña, vía Barcelona. Con tristeza los dejamos en el taxi que los lleva a la estación. Los que quedamos, damos un paseillo por una animada Milazzo en fiestas. Bien.

Muy a primera hora, seguimos obligados a madrugar, nos levantamos para acompañar a Bea al ferry que la lleva a Filicudi. La salida es alrededor de las 6 de la mañana, y curiosamente, a pesar de la hora, el puerto ya está animadísimo. Continúa sus vacaciones con unos amigos en la hermosa isla de Filicudi, y ha quedado con Gerardo en que intentarán volver a verse cuando él pase con el Turquesa por ahí. Es temprano y nos volvemos a dormir un ratito. Hoy llega la nueva tripulación para las islas Eólicas, una familia de Barcelona, y todavía tenemos faena en abundancia en el Turquesa para recibirles con el barco a son de mar.

La nueva tripulación llega hacia las once de la mañana. Se instalan en el Turquesa y van al súper para comprar provisiones suficientes para una tripulación en la que se encuentran tres voraces veinteañeros. Pasado el mediodía ayudo a desamarrar el Turquesa. De pronto, me sobresalta la visión del barco alejándose de mí, desde el pantalán. Me doy cuenta que es la primera vez en estos últimos cinco años que veo como el Turquesa zarpa sin estar yo a bordo. Me quedo absorto, confuso y extrañado. Obnubilado observo el barco hasta que desaparece tras el espigón. Intento pensar en otra cosa, doy media vuelta e inicio el largo regreso a Coruña: taxi a la estación de Milazzo, tren a Palermo, autobús al aeropuerto, vuelo a Barcelona, noche tirado en el Prat, vuelo a Coruña, autobús a casa. En fin.

Esta tarde he jugado al dominó con mi abuelo. Muy, muy, muy bien.

barra separadora

barra separadora