Viajes_en_Velero_Islas Griegas del Dodecaneso


Viaje en Velero con Patrón por las Islas Griegas: de Leros a Kos




De Leros a Kos (julio, 2010)

mapa de Leros a Kos

Esperando por la nueva tripulación he decidido quedarme en Leros. La isla cada vez me gusta más. Ya lo he dicho, no tiene nada de espectacular, pero es una isla viva, que tiene algo de magnetismo, de una estraña fuerza telúrica que te atrapa y te seduce.

Os dejo unas fotos para que juzguéis por vosotros mismos

La isla de Leros
La isla de Leros
La isla de Leros
La isla de Leros
La isla de Leros
La isla de Leros
La isla de Leros
La isla de Leros

Llega la nueva tripulación: Rosa y Manuel, de Madrid; Elena, de Lugo, y Edu de Coruña. Nos falta Enrique que por problemas de trabajo se incoporará pasado mañana en Patmos. Día de aclimatación en la isla; cogemos las motos y nos vamos a la calita que se encuentra en el extremo de la bahía de Alinda. Primeros baños en el Egeo de la nueva tripulación. Comemos rico, rico en la terraza de la taberna que se encuentra encima de la playa. Por la noche, bajamos a la playa de Pandeli, las mesas de las tabernas están directamente dispuestas sobre la playa: pescado y pulpo a la brasa. La noche es espléndida y le dedicamos un homenaje con una copita en el "Savana", el centro de la vida nocturna de la isla. Tengo la impresión de que la tripu ha comenzado bien el proceso de aclimatación.

En su primera mañana a bordo, la tripu se lo toma con calma. Desayuno en la bañera y nos vamos a hacer una compra para los próximos días. Cuando finalmente estamos saliendo del puerto de Leros son las dos y media de la tarde. La jornada es corta, solamente queremos salir del puerto de Lakki y fondear en la bahía de Xerokambos, en donde se encuentra entre las rocas la famosa ermita dedicada a la Virgen de los Cangrejos, sí, sí, tal y como lo escribo. En la bahía hay una docena de boyas colocadas por los propietarios de las tres tabernas de la playa. Nos amarramos a la del To Kyma. Comprobamos la fiabilidad del muerto, todo ok, es un muerto fiable (lo que se llega a escribir). Tarde BCS, la nueva tripu llega animada y caen los primeros Martinis. Al atardecer bajamos a tierra con el dinghy. Hermosa luna casi llena que inunda la bahía con una intensa luz plateada. Cena correcta. Regresamos al barco. En la bañera se escucha Nora Jones, recogemos el bimini para que toda esa luz lunar se desparrame por la bañera y envuelva al Turquesa en un halo fantástico.

Isla de Leros: bahía de Xerokambos

A la nueva tripu se le pegan las sábanas, y son de nuevo las dos y media, cuando después de los chapuzones matinales y el desayuno tranquilo en la bañera, estamos dejando la bahía de Leros. El pronóstico se ha cumplido y el viento ha rolado hacia el SW. Es la segunda vez en todo el verano, y cuando esto ocurre, el aire se llena de humedad y la sensación de calor y bochorno se intensifica. En el mar se está bastante mejor. Rodeamos Leros por el este y atravesamos el canal que separa la isla de la vecina Lipsi para poner proa a la bahía de Gricos, en el sur de Patmos. La bahía tiene forma de épsilon, como dos medias lunas unidas, y cerrada al mar por una isla, más o menos situada en el lugar en donde ambas bahías se unen. Por tanto, es un lugar extraordinariamente protegido a todos los vientos excepto al este. A nosotros hoy, soplando SW nos viene de perlas. En la bahía del sur, conocida también como Petras, hay un varadero en donde es posible poner en seco barcos de no mucha eslora; no hay travel sino un carro de varada. En la del norte, hay docena y medio de boyas a las que es posible amarrar para pasar la noche. Así lo hacemos. Comprobamos el muerto y regreso con la satisfacción de ver en el fondo dos grandes bloques de cemento, con sendas cadenas inmensas. Aquí podría amarrar el Queen Elizabeth. Chapuzón y desembarco con el dinghy para pasear por la bahía antes de la cena. La luna hoy se ha llenado del todo y la luz es de nuevo extraordinaria, pero esta vez tamizada por las nubes que se han formado a lo largo del atardecer y de ese finísimo velo creado por la humedad. Aunque la cubierta está empapada cuando regresamos, no nos importa y disfrutamos un buen rato de esta noche llena de magia.

Isla de Leros: bahía de Xerokambos

En Patmos, hacia Arki

Son las nueve de la mañana cuando nos despiertan con unos tremendos bocinazos. Salgo a la cubierta y veo una enorme y hermosa goleta turca, pintada de negro, que parece querer abordarnos. Piratas? No, el propietario de la boya, un turco que me explica, disculpándose, que esa boya es suya y es la única de la bahía en la que puede confiar para amarrar su hermosa goleta. Nos vamos, claro. Le pido diez minutos para poner el barco en marcha y abandonamos la boya. Felizmente ha quedado otra boya libre un poco más al norte, y en ella amarramos, para que la tripu no se estrese y desayune a su ritmo antes de salir para Skala. Otra vez es casi la una, pero hoy, como ayer, y como casi todos los días, no tenemos prisa. Entramos en el puerto con rachas del SW cargando con contundencia. En esas condiciones, amarrar al muelle con el viento completamente atravesado no es fácil. Entramos bien, pero el ancla no ha enganchado del todo, la cadena no tiene toda la tensión que debería, pero a sotavento tenemos un barco que casi nos dobla en eslora y cuando cargan las rachas el Turquesa, suavemente, descansa sobre él. Como la predicción es que el viento vaya amainando, con el beneplácito del patrón del barco de sotavento, decidimos dejar las cosas así. Enrique se ha incorporado a la tripulación. Ha sido una auténtica odisea iniciada con cancelación del vuelo de Vueling de Barcelona a Atenas. Finalmente llega a bordo del Kalymnos, el viejo barco que une las islas de Samos, donde finalmente ha podido aterrizar, con las de Lipsi, Agathonissi y Patmos, justo cuando el resto de la tripulación empezaba a pensar que la figura de Enrique y sus mensajes cada vez más complejos eran una invención del patrón. Le preparamos el recibimiento que se merece con un Martini a los pies del monasterio de Patmos, en una terraza de la villa de Chora, desde la que se observa un maravilloso anochecer en el Dodecaneso.

Mapa de travesía de Leros a Kos

Enrique comienza a relajarse. Para seguir con el recibimiento, bajamos a la orilla del mar, al restaurante Cactus, en la parte occidental de la isla, donde cenamos tranquilamente viendo la noche cernirse sobre este mar de islas. Para terminar, nos vamos a una de las terracillas que montan en la playa, al sur de Skala, y terminamos el día con un mojito sobre la arena. Hemos conseguido que Enrique se relaje. Bien.

Tripulante en Patmos
Tripulante en Patmos
Tripulante en Patmos
Tripulante en Patmos
Tripulante en Patmos
Tripulante en Patmos

La tripulación aprovecha la mañana para visitar la Chora, el monasterio de San Juan y la cueva del Apocalipsis.

Tripulante en Patmos
Tripulante en Patmos
Tripulante en Patmos
Tripulante en Patmos
Tripulante en Patmos

Nos ponemos en marcha. Poco viento, el justo para abrir todo el velamen durante un cuarto de hora y resignarse finalmente a continuar a motor hasta la zona de bajíos de Tiganakía. Al sur de Arki, en esta zona de islotes y bajos se forman unas piscinas naturales protegidas por pequeños islotes. El fondo es fundamentalmente arena y praderas de Posidonia. El resultado, el agua más Turquesa del Dodecaneso.

Cala de Tiganaki - Isla de Arki
Cala de Tiganaki - Isla de Arki
Cala de Tiganaki - Isla de Arki

Baños formidables, de esos que no se olvidan fácilmente, antes de salir para el puerto de Arki, a donde nos dirigimos con poca fe de encontrar un hueco para el Turquesa. El puerto es una gema: un brazo de mar en forma de L, absolutamente protegido, con un pequeño muelle en el que caben, amarrando a la griega, unos ocho o nueve barcos. Al doblar la L observamos que queda un pequeño hueco entre una megamotora y un queche italiano. Es ahí, o dar media vuelta e ir a buscarse la vida por los islotes cercanos. El Turquesa se pone en posición, suelta el ancla a unas tres esloras del muelle y lentamente atrás se acerca al muelle, culea a un lado, al otro, un poquito más atrás, nuevos culeos con suavidad, e increiblemente logramos colarnos en ese hueco en el que a priori no entraría ni una piragua. Bien. Estamos dentro, en el puerto de Arki. Para celebrarlo la botella de Martini y lo que nos queda de hielo vuelven a subir a la cubierta, y de allí ya no volverán a la nevera. Para aclarar ideas los tripulantes caminan hacia la parte occidental de la isla.

Atardecer en la Isla Griega de Arki

Escasamente un kilómetro, para zambullirse en un mar que refleja todas las tonalidades del ocaso mientras el sol perezosamente se vuelve a hundir sobre la línea del horizonte.

Atardecer en la Isla Griega de Arki
Atardecer en la Isla Griega de Arki
Atardecer en la Isla Griega de Arki

De Arki a Lipsi

Hoy debíamos haber zarpado hacia Lipsi, pero el útimo parte de esta mañana avanza vientos de 35 nudos para esta noche. Con esa previsión no me apetece estar fondeado. Valoramos las distintas posibilidades y finalmente optamos por quedarnos en Arki. Tenemos un buen amarre, a sotavento del muelle. Preparamos, eso sí sin prisas, el plan del día. Decidimos caminar hasta una playa para darnos un baño. El sol aprieta y la única cala con sombras está en la parte oriental de la isla. Se llama Limnari. Para llegar subimos unos quinientos metros verdaderamente empinados por la única carreterita cementada que sale del puerto hacia el este. Al llegar a lo alto la carretera se acaba y nos encontramos con una pequeña granja de cabras y un cartel que indica que para acceder a la playa hay que atravesar la granja, con varias docenas de escuálidas cabras que nos miran desganadas, y miles de bolitas de caca de cabra esparcidas por todas partes. Allá vamos. El sendero desciende desde allí hacia el mar. Las vistas, extraordinarias.

Cala de Limnari - Isla de Arki
Cala de Limnari - Isla de Arki
Cala de Limnari - Isla de Arki

Alcanzamos un cercado de madera y a pocos metros un nuevo cartel de madera indicando la dirección de la cala.

Cala de Limnari - Isla de Arki
Cala de Limnari - Isla de Arki

Desde este punto observamos una diminuta calita, con un par de tamarindos lo suficientemente grandes para proporcionar la necesaria sombra, y un mar... llega un momento en que faltan los adjetivos para describir todos estos azules que estallan poseidos de luz, acariciados por el movimiento de las suaves olas que entran en la bahía, recortados por rocas gastadas. Piedra vieja, luz eterna, azul en el mundo. La tarde se desliza lentamente, sin prisas. Al atardecer, la tripulación se reune en el barco, duchas en la bañera y nos vamos a cenar al O Nikolaos. Mejor que ayer. La música griega tradicional es omnipresente. En todas las tabernas suena de fondo, y no es un reclamo para turistas. No, es parte de su identidad cultural. Sienten esta música de armonias orientales como algo muy propio. Al profano, en un principio, todo le parece más o menos lo mismo. Pero incluso yo, con mi oído petreo, ya logro diferenciar distintos tipos, aunque no pueda explicar qué es cada una de las músicas que escucho Esta noche, se ha levantado una pareja que cenaba en la taberna y se han puesto a bailar. Cogidos por los hombros, seguían el ritmo con pasos elegantes, escorzos sinuosos, un delicado ir para un lado y volver para el otro. Igual que las olas que juguetean en la orilla. Quién podría decir si vienen o van. Así es este baile gentil y fluido. Ya estamos fluyendo otra vez... En fin. Así, fluyendo, acabamos la noche con una copa en el Manolis y de allí a la cama. Buenas noches.

De Arki a Leros

El viento ha soplado con fuerza durante la noche. Lo sigue haciendo ahora que salimos de Arki rumbo a Lipsi. Vamos bien, con el génova completamente abierto, haciendo buenas medias, especialmente cuando cargan las rachas que se acercan a los 30 nudos. Pasamos por el canal entre Marathos y Arki, y rodeamos Lipsi por el oeste. Nuestro objetivo hoy es fondear en la bahía de Lera, en el sur, allí donde habíamos disfrutado de los favores de la taberna Dilaila. Pero una vez en la bahía, a pesar de que hay todavía un par de boyas libres, las rachas cargan con violencia. Cambio de planes y seguimos navegando hacia el Sur, destino al sotavento de la isla de Archangelos. En todo el trayecto el viento sigue soplando alegre, pero una vez dentro del fondeadero, el mar queda totalmente plano y aunque de vez en cuando entra alguna racha, se está mucho mejor que en Lera. Echamos el ancla. Agarra bien y entramos en modo BCS. Piscolabis frugal y baños refrescantes. A media tarde dejamos la bahía de Archangelos y navegamos por el oeste de Leros hacia Lakki. El viento sigue subiendo y pronto estamos navegando con un viento mantenido de 30 nudos y rachas de 35. Le tomamos un rizo al génova.

Navegando en Grecia con 30 nudos por la aleta
Navegando en Grecia con 30 nudos por la aleta

Nos viene por una aleta cerrada y el Turquesa baja alegre por la costa de Leros, como subido a unos raíles. Dentro del puerto de Lakki nadie diría que fuera está soplando de esta manera. Calma casi absoluta en la esquinita en la que está la marina.

Marina de Laki en la isla de Leros
Marina de Laki en la isla de Leros

Llegar a Lakki Marina es casi como llegar a casa. Espera la amabilidad del personal de la marina: Mary, la oficinista; Vasilis, su marido y marinero; la gente del bar que según me ven llegar me preparan un buen expresso machiatto, o sea, un cortado. Además de pequeños grandes lujos como electricidad a 220, agua corriente, duchas y baños. En fin, que es agradable llegar a Lakki de nuevo, aunque sea por una sola noche. También viene a saludarnos Giancarlo, un anciano italiano que se ha quedado un poco colgado en Lakki a bordo de su X-99 que tiene en venta y que nadie parece interesado en comprar. Espera que algún amigo llegue de Italia para ayudarle a navegar de vuelta a Italia. En este mundo falta un poco de organización: algunos suspiran con poder navegar, no importa dónde, cuándo ni en que barco, y otros, armadores solitarios, esperan en puerto a que alguien les eche una mano para trasladar sus embarcaciones de un lugar a otro... Algo habría que hacer. Giancarlo está solo y cada vez que me ve se acerca para charlar un rato conmigo. Normalmente nos tomamos un café juntos, charlamos un rato, y luego educadamente nos despedimos. Hoy, nos pregunta que vamos a hacer por la noche. Le digo que queremos cenar en Kouluki, en un restaurante en una calita muy próxima a la marina a la que podemos ir andando, y le invito a que nos acompañe. Acepta inmediatamente y quedamos de vernos más tarde. A la hora convenida, todos juntos caminanos hacia Kouluki, saliendo del puerto de Lakki, y atravesando la primera de las playas de la bahía. Cena fabulosa, en la terraza sobre el mar, a base de Mezes, algo así como entremeses o entrantes variados, que compartimos entre todos.

Cena en la cala de Koulouki en la isla de Leros

Es la primera vez que sobra comida. No hemos podido acabar con todo lo que nos han ido trayendo: berenjenas y calabacines fritos, queso frito, bolas de carne, hojas de parra rellenas de arroz y carne, souvlakis, ensalada de Horka (algo así como acelgas), faba, tsatsiki... Hacemos la digestión en el bar de la marina, y llenos, cansados y contentos, nos vamos a dormir.

de Leros a Kos

Mapa de la travesía entre Leros y Pserimos

Dedicamos las primeras horas de la mañana a darle una merecida limpieza al Turquesa, con aspiradora incluida, y a hacer una pequeña compra de víveres y agua. Hacia mediodía salimos de Lakki rumbo al sur. Atravesamos el estrecho canal que separa Leros de Kalymnos y me sorprende comprobar que todavía quedan los restos de un mar bastante confuso. Apenas hay viento y tenemos que darle horas al motor. El mar viene de popa, pero rebota en la cara oriental de la isla y crea un pequeño oleaje bastante confuso. En la bañera suena el Popourrí Chiflado, regalo de Mariola y Jorge, y entre el Último de la Fila, Kiko Veneno, Bob Dylan, El Cigala, etc. el ánimo va subiendo a bordo del Turquesa.

navegando en Grecia rumbo a la isla de Kalymnos
navegando en Grecia rumbo a la isla de Kalymnos

Kalymnos está formada por grandes picos, secarrales llenos de guijarros, con escasisima vegetación. Es la esencia de la aridez, lugar difícil para la vida. De hecho, la población local se concentra en la capital, en una de las bahías del SE y el golfo de Emborios, protegido por el islote de Telendos. El resto, rocas y guijarros, escasos matorrales, un paisaje duro y salvaje, primitivo e impresionante. Entramos en una de las pequeñas bahìas de la costa este de la isla. Estrecha y profunda, está bordeada por altas montañas que parecen a punto de desmoronarse. Impresionante. Sin fondear, paramos el Turquesa y nos damos un rápido baño en el interior de la bahía; treinta metros de fondo a pocas metros de la costa. Muy adentro, en la cabeza de la bahía, un par de barcos han fondeado asegurando con cabos lanzados a tierra. Seguimos. Una hora después, entramos en otra bahía, un poquito al norte de Vathy (Vathy de Kalymnnos, porque en casi todas las islas hay un puerto o bahía llamado Vathy), No es tan profunda como la anterior, pero igualmente rodeada de grandes montañas. Al fondo una mini cala solitaria en la que un velero acaba de dejar a una pareja. ¿Será algún tipo de exilio, o quizás de premio, quedarse solos en un lugar tan exageradamente remoto y solitario? Repetimos nuestro plan, y sin echar el ancla nos damos otra vez, por turnos lógicamente, un baño rápido, pero inmesamente refrescante.

la isla griega de Kalymnos
la isla griega de Kalymnos

Continuamos nuestra singladura hacia Psérimos. La idea es entrar en el pequeño puerto de la isla. Durante el día es misión imposible, porque los barcos de turistas que salen de Kos llenan completamente el poco espacio disponible. Pero al caer la tarde, regresan con estas hordas de ociosos ansiosos al puerto de Kos, y entonces en el muelle suele quedar espacio para amarrar y pasar una noche tranquila. Pero hoy, aunque ha soplado poco, el mar aquí trae bastante recorrido y entra libre en la pequeña bahía en la que está el puerto. El espigón, orientado de norte a sur, frena parte de este mar, pero el resto de las olas que entran en la bahía rebotan y crean un movimiento incómodo en el interior del muelle. De hecho, no hay ningún otro barco amarrado hoy aquí. No me gusta. Decido continuar hacia la cara este de la isla con la idea de fondear en la bahía de Vathy, completamente protegida del oeste. Ha sido un acierto. El mar en la bahía está como un lago. El viento casi no se siente, y a pesar de que un par de motoras y otros dos veleros ya están fondeados en el interior, queda suficiente espacio para nosotros. Echamos el ancla en unos cuatro metros y cuando voy a proa para continuar con la maniobra, ayudado por Manuel en la rueda, veo perfectamente el ancla descansado sobre el fondo. Damos un poquito atrás soltando cadena y probamos después que haya agarrado. Observo como el ancla se desplaza por el fondo sin terminar de clavarse en la arena. Casi lo disfruto porque es infrecuente observar el fondo con tal claridad y el movimiento del ancla y la cadena. Levantamos el ancla y lo volvemos a intentar.

la isla griega de Pserimos

Esta vez sí, el ancla queda bien clavada, soltamos suficiente cadena y nos dedicamos a los baños tranquilos del atardecer. Cena sabrosa en la bañera. La noche, maravillosa.

Obligado por las circunstancias he debido hacer madrugar a la tripulación. Encontrar un amarre en Kos es bastante complicado, especialmente viernes y sábados que son los días en los que llegan y se van las flotas de veleros de chárter. Son las once y media cuando llamo por el VHF para solicitar un amarre en la marina. Nos tienen unos minutos en stand-by y finalmente nos confirman que tienen una plaza para nosotros. Ufff.... Aquí en Kos desembarca mañana la primera parte de la tripulación, pasado la segunda, y el martes se incorpora la nueva tripulación. Era esencial conseguir este amarre. La marina de Kos tiene fama de prestar un excelente servicio. Las instalaciones de tierra están bien, muy bien comparadas con el standar de Grecia o el sur de Italia, o incluso con la misma Lakki. Los pantalanes están bien, todos con suficientes puntos de luz y agua, pero el espacio para maniobrar es verdaderamente escaso. Nos han dado una plaza en la cara norte del pantalán B, y aunque el dique frena la entrada del mar, el viento entra libre en el puerto. Aunque maniobro correctamente, en el momento en que le doy la vuelta al Turquesa en el canal para entrar de popa hacia el pantalán, la distancia entre nuestra proa, y la proa del barco que quedará enfrente de nosotros, se mide por centímetros, pero de una sola cifra. Literalmente, no se han rozado las proa de milagro, y eso que dispongo de la hélice de proa para apoyar el giro, y la acción de la hélice hacia atrás favorece también que caiga la proa a estribor. A lo largo de la mañana observo a los marineros actuar. Siempre por pares, en neumáticas con motores de 90 caballos, se amarran a los barcos que entran o salen, y gracias a su empuje, actúan como propulsores de proa o popa, logran, a veces milagrosamente, que los barcos accedan a sus puntos de amarre.

Kos

Llegar a Kos, después de estar en islas como Arki, Agathonissi, Archangelos, Lipsi, Patmos, Psérimos o la misma Leros produce una tremenda confusión. Es una isla grande comparada con la mayoría de las anteriores, alargada, con montañas y agua en abundancia. En la antigüedad, en la época helenística fue un importante centro comercial y de peregrinación. Aquí desarrolló Hipócrates sus trabajos, y el templo de Esculapio, y las escuelas médicas que aquí se prodigaron competían en importancia con las de Epidauros. La ciudad moderna ha salvado los recintos arqueológicos que se encuentran casi por todas partes, aunque poco queda de interés. Casi todo fue expoliado por alemanes e italianos en el siglo pasado, después de que el terremoto de 1933 expulsara a la superficie los restos de la época helenística. A pesar también de su hermoso puerto antiguo, fortificado primeramente por los venecianos, después por los Caballeros de Rodas, y finalmente por los turcos otomanos, de los minaretes del centro, de la vegetación. Insisto, a pesar de todo eso, viniendo de esas islas, Kos no sale muy bien parada.

la isla griega de Kos
la isla griega de Kos

Hoy se ha convertido en un destino machacado por el turismo de masas. Un aeropuerto internacional al que llegan chárters procedentes de media europa, curiosamente no de España, ha propiciado la construcción de grandes hoteles primero, de bares y restaurantes al peor estilo de nuestro Mediterráneo español después, para devenir finalmente en uno de esos lugares saturados, con música atronadora hasta la madrugada, miles de veinteañeros buscando emborracharse rápidamente al mejor precio posible, comida basura...

No sigo por ahí... La tripulación se da un paseo por el centro. El patrón descansa en la marina. Día de reposo general antes de que lleguen las primeras despedidas.

Hoy vuelven a España Rosa, Enrique y Edu. La tristeza habitual atenuada hoy por la presencia de Elena y Manuel que se quedan hasta mañana. Decidimos alquilar un coche e ir a visitar los restos del templo del Asclepeion. La tarde fluye tan lentamente que cuando llegamos al recinto arqueológico son más de las siete, y las puertas cierran a las siete y media. Nos tomamos unos zumos de naranja en el bar del recinto, a la sombra de unas adelfas gigantes como nunca antes las había visto. Inmensas, crecen a ambos lados del sendero creando un puente floral sobre nosotros. Aprovechamos el coche y decidimos subir al pueblo de Zia, en lo alto de la montaña, para ver el atardecer. El pueblo es destino de las excursiones de los tour-operadores locales que llevan hasta allí cientos de turistas a cenar en las tabernas locales y a que se gasten unos euros en las decenas de puestos de souvenires. Aparcamos y seguimos subiendo hasta la pequeña iglesia local. Aquí la presión de las masas se atenúa. Encontramos una terracilla con una vista espectacular hacia el ocaso. Los dioses deben seguir con nosotros porque llegamos minutos antes de que un sol rojísimo se ponga sobre las crestas de Kalymnos y se hunda finalmente en el mar. Todo se tiñe de naranja y malva. Vemos desde aquí la costa turca, ahí mismo, a menos de cinco millas, el territorio en donde nacieron esas increibles ciudades griegas que fueron la verdadera cuna de la ciencia y el pensamiento occidental: Mileto, Halicarnaso, Didyma, Sardes, Éfeso... También las islas de Psérimos, Kalymnos, los islotes que se desparraman al oeste de Turgut Reis. Todas estas ensoñaciones nos facilitan el olvido de la peor cena de los últimos días. Estamos cansados y regresamos directamente al barco.

Tomando el café, Elena descubre que entre la llegada de su vuelo a Atenas, y la salida del siguiente a Madrid hay apenas 50 minutos. Intenta obtener las tarjetas de embarque para abreviar en Atenas, pero los ordenadores de la marina, con todo el software en griego, están de no. Entre idas y venidas pasan los minutos y cuando nos damos cuenta es hora de salir para el aeropuerto. Dejo con tristeza a Elena y Manuel en el aeropuerto, devuelvo el coche de alquiler y me vengo a la marina a preparar la bitácora de estos días.

Como de costumbre, la tripulación ha estado a la altura de las expectativas, y éstas eran muy altas. Las risas de Elena y Rosa alegrando la cubierta del Turquesa, las largas divagaciones sobre el todo y la nada, sobre nosotros mismos, sobre nuestro lugar en el mundo. Los procesos de búsqueda personal que se dirigían, metáforicamente, hacia un buen chuletón!! o las disquisiciones sobre aperturas o cierres de cremalleras.

Despedida de Tripulaciones en Kos
Despedida de Tripulaciones en Kos

Enrique ha estado fenomenal, como siempre, aportando su serena locura, o quizás su loca serenidad. Quedará para el recuerdo la ermita de Arki al amanecer, tras una noche de cháchara con el simpático Manolis. Y qué decir de mi sobrino Eduardo, de sus siestas épicas y sus frases lapidarias. Ha sido un placer poder convivir estréchamente con él durante estos días.

Tripulaciones en Kos
Tripulaciones en Kos

Y Manuel, el tipo fenomenal de siempre, repetidor en el Turquesa, adaptable y siempre positivo, logista sin igual en cuestiones de martinachos y gintonics.

Tripulaciones en Kos
Tripulaciones en Kos